Logo Miguel Durán
vosotros sois mis ojos, yo soy vuestra voz


Abogados Participaciones Preferentes

En nuestro despacho de abogados Durán & Durán atendemos casos de afectados por participaciones preferentes de distintas entidades bancarias. Si has perdido tus ahorros con esta estafa de los bancos, consulta con nosotros sobre los servicios que podemos ofrecerte como abogado especializado en participaciones preferentes.

En esta sección, podrás informarte a través de diversos artículos de actualidad que publicamos sobre las participaciones preferentes.

http://nyti.ms/1aj6S37

(clicar en el enlace de arriba para ver el video)

 

MADRID — For Gonzalo López, 77, it has been a lifetime of scrimping on a factory worker’s salary, trying to save enough to make sure his brain-damaged son would be cared for even after he was gone.

Samuel Aranda for The New York Times

A recent protest at a Bankia office in Madrid. Many bank customers found that the “preferred” instruments they were offered wiped out most of their savings.

He and his wife put aside $87,000. But four years ago, as the economic crisis took hold here, a bank official called Mr. López at home to suggest he move his money into a new “product” that would give him a 7 percent return.

“I asked, ‘Is this safe?’ ” Mr. López said. “I trusted him. He knew the money was for my son.”

Today, Mr. López is one of about 300,000 Spaniards who, in the midst of a brutal recession, have seen their life savings virtually wiped out in what critics call a deceptive and possibly fraudulent sales campaign by banks that were threatened by the implosion of Spain’s property market. Many, like Mr. López, are older and lack formal education, and were easily misled when bank officials hit on the idea of raising capital and cleaning debts off their books by getting people with savings accounts to invest in their banks instead.

For many of these savers, the first hint of trouble — and understanding that they had bought into risky investments — was when some of these banks essentially failed about two years ago. Overnight, they were unable to withdraw their money.

Soon, they came to understand that they had purchased complex financial products, originally designed for sophisticated investors. They had become creditors, and not at the head of the line, either.

The plight of these small-time savers — who invested $40,000 on average but have lost a collective $10.3 billion — has captured headlines and left the country torn about what should be done for them. Some say no matter how unsophisticated they were, they should have known better, especially when they were offered such a relatively high interest rate. They signed pages of documents saying they understood.

But others accuse Spain’s savings banks of fraud, by taking advantage of their most vulnerable customers when they already knew they were in trouble and facing possible bankruptcy. Spain’s construction boom collapsed in 2008, and according to a recent government report, the peak sales of these hybrid financial instruments occurred the next year.

Miguel Duran, a lawyer who is representing about 1,800 investors, including Mr. López, said almost all his clients had been called at home and told to ignore the pages of forms they were signing because the contents were only formalities.

He said even the name of the preferred shares they had been sold, called “preferentes” in Spanish, was deceiving. He said most of the clients believed they were getting a good rate because they, as longtime clients of the banks, were preferred customers.

In the past two years, the Spanish banking sector has been restructured and bailed out by the European Union. Most of the savings banks have been merged or absorbed into the country’s sturdier banks.

But most of those rescued were big international banks and investors, not the small timers who were steered into these risky investments — and who, like Mr. López, have lost about 88 cents on the dollar.

“I have such a sense of impotence,” Mr. López said. “And anger. It is hard to believe that it is all gone.”

Among the unhappiest investors are those who had their money in the seven failed savings banks that were merged into Bankia, a new nationalized bank. Last month, the bank exchanged their hybrid products for shares in the new bank, discounting them by 38 percent as dictated by the terms of the bailout. But once these shares went on the open market, their value plunged to 18 percent of their original value.

Hundreds of these shareholders have taken to protesting every Thursday night in the Puerta del Sol here, in front of a Bankia building that still bears the signage of the now defunct Caja Madrid savings bank. They chant accusations of fraud, their anger and despair close to the surface. Some are unemployed, behind in their mortgage payments or scraping by on state pensions, badly in need of the cash they had painstakingly saved.

Carmen Babiano, 52, and Francisco Margues, 55, come every week, though paying the subway fare is hard for them. Mr. Margues is a bookkeeper, but he has lost almost all of his clients as their businesses collapsed. He has only one client left, who pays him about $1,400 a month. But by the time Mr. Margues has paid his income tax and health insurance, which is compulsory in Spain, and some basics like his electricity bill, only about $400 remains for the couple to live on.

“We have been like this for a long time, and it is very hard,” Mr. Margues said. “I really need my money. I need it now.”

But some experts say the small investors may just be out of luck. Federico Steinberg, an economist with Elcano Royal Institute, a policy research organization, believes that the crisis has exposed a lack of sophistication about money among his countrymen, who put themselves in the hands of local bankers without understanding that the banks did not always have their customers’ best interests at heart.

He said he thought some of these bankers should probably go to jail. Some are under investigation, but not in connection with this disaster.

But Mr. Steinberg is wary of any push to repay the investors. “There is no money,” he said. “That is the story here. It is the taxpayer who would have to pay. I would have to pay.”

Spain’s prime minister, Mariano Rajoy, has said little on the subject, though he asserted recently that the government was “doing everything possible, within the limits permitted by European legislation, to resolve a problem that we did not create.”

In recent weeks, the government has set up an arbitration system for Bankia shareholders who believe they were defrauded. Arbitrators will decide whether such investors understood what they were purchasing, by determining, for instance, their degree of literacy. But some consumer advocates warn that the arbitration system may provide redress in only the most egregious cases.

Already, nearly 134,000 shareholders have asked for arbitration. But many others plan to turn to the courts. They say they will file individual claims because Spain does not have a class action system. In the dozen cases that have already made their way to the courts, judges have consistently ruled in favor of the investors.

The Camaño Brazales family hopes that it, too, will prevail in court. Tomás Camaño, 64, had spent 18 years as the doorman at a savings bank when he took the advice of a bank employee he knew well and poured all his savings into the preferentes. His daughter, 27, who went to work when she was 16 years old, invested the money she had saved — more than $60,000. She has since lost her job in the recession and lives at home with her parents, all of them relying on Mr. Camaño’s $1,600 monthly pension.

At one point, Mr. Camaño went back to the bank to confront the saleswoman who had steered him to the risky products. “I said, ‘Have you no shame? You said there was no risk.’ ”

“I was carrying an umbrella,” Mr. Camaño said. “I don’t know how I didn’t hit her in the head with it.”

Ayer asistí al intento de Junta General de BFA- BANKIA, celebrada en Valencia. Fue una Junta General como creo han existido muy pocas en la vida empresarial española. De hecho, resultó tan caótica, tan imposible desde todos los puntos de vista, que no pude por menos de impugnarla ante la Notaria que estaba levantando Acta, impugnación a la que, después, se han sumado muchos perjudicados por las preferentes y las subordinadas de esta entidad.

Empezó la cosa con un fuerte despliegue policial en los exteriores del Palacio de Congresos que, lo único que consiguió, fue exacerbar aún más los ánimos de los damnificados, quienes se sentían,  además de engañados,  sospechosos de ser considerados como delincuentes. Cuando el Sr. Goirigolzarri emprendió su discurso, a eso de las doce de la mañana, la pitada y el griterío eran ensordecedores. Resulta difícil comprender cómo unas personas a las que se les supone un alto grado de profesionalidad y una experiencia a la hora de afrontar situaciones conflictivas perdieron de tal manera los papeles. El Presidente Goirigolzarri y el Secretario, “impasible el ademán”, siguieron sus intervenciones. Goirigolzarri, sudoroso y carraspeante, leyó de un tirón el Informe de la Presidencia sin que los que estábamos en la sala consiguiéramos entender ni media palabra de lo que decía. Seguidamente y sin que cesaran los gritos, abucheos y palabras gruesas, el secretario dio lectura formal al Orden del Día y, sin dar tregua a debate de ningún tipo, se dieron los asuntos por aprobados con posterioridad. No olvidemos que el FROB es el accionista hipermayoritario.

Luego vino el turno de intervenciones de los damnificados y de algunos abogados que allí estábamos. La Mesa, presidida por Goirigolzarri parecía un frontón monolítico (hierático, como dijo una damnificada) que había puesto la directa y que parecía decirnos que en su sueldo van comprendidos los insultos, las descalificaciones y el aguante que hay que tener en esta situación. Como digo, he impugnado la Junta porque nadie pudo saber qué querían que aprobásemos ni  por qué. Esta Junta es nula de pleno derecho. No dieron ninguna respuesta razonable ante las preguntas sobre el oscurantismo del arbitraje y, por supuesto, a lo más que llegaron es a decir que se habían presentado 145.000 solicitudes de las que se han resuelto sólo 149, es decir, una ridiculez. Ni hablaron de la cantidad destinada a arbitrajes ni llevaron un poco de consuelo a los pobres perjudicados. Para este viaje, la próxima vez piénsenselo mejor.

Continuará.

El Confidencial

 

 

 

Se ha desatado una agresiva campaña (sobre todo, por parte de Bankia) paradisuadir a los perjudicados por la estafa de las preferentes y subordinadas de entablar demandas en reclamación de su dinero. Esa campaña se compone de tres actuaciones esenciales: por un lado, la estrictamente publicitaria, desarrollada a través de anuncios específicos en medios de comunicación; por otro, mediante otro mecanismo complementario consistente en difundir noticias sobre que ya se han resuelto muchos arbitrajes (si bien, cuando entramos en el terreno de las concreciones, resulta que sólo son 21 casos y, además, no concretan de qué cuantías era cada uno); y, finalmente, mediante un nuevo despliegue de toda su red comercial, que van llamando intensivamente a todos los perjudicados para asegurarles que, si acuden al arbitraje, les van a devolver todo su dinero.

Antes de entrar en otras consideraciones, quisiera recordar que, en Galicia, en los dos meses precedentes a las últimas elecciones autonómicas del 21 de octubre de 2012, pusieron el turbo y resolvieron un buen puñado de casos; pero, cuando pasaron las elecciones, el proceso no es que se ralentizara, sino que se detuvo por completo.

Si fuera verdad eso que se les está diciendo a los damnificados de que, si optan por el arbitraje, recuperarán todo su dinero, lo mejor -convendrán conmigo- sería que, sin arbitraje ni nada, se les devolviera directamente. La verdad es muy diferente. Ante lo que realmente estamos, según la experiencia ya acumulada en los muchos casos que hemos tratado, es ante una nueva añagaza para persuadir al personal de que no acuda a los tribunales de justicia. Pero, ¿por qué tiene Bankia interés en que la gente no se vaya al juez?

Existen varias razones: la primera radica en que los jueces sí dan la razón muy mayoritariamente, pero, además, con condena en costas para Bankia. La segunda consiste en que, en el arbitraje, se les descuenta a los preferentistas y obligacionistas, como poco, lo que han cobrado de intereses (y no suelen ser cantidades despreciables). La tercera pasa por el hecho de que, cuando hay que devolverle por vía de sentencia judicial su dinero al perjudicado, este, desde luego, no suele dejarlo en Bankia, sino que se lo lleva a otro lado, en tanto que, si se recupera lo que se recupere por la vía arbitral, el banco tiene muchas posibilidades de retener al cliente, puesto que le convencen con aquello de que “le crearon el problema, pero se lo resuelven”.

Desde luego, suele ser cierto que quien te engaña una vez es muy posible que te vuelva a engañar, si le dejas. La gente debiera tener esto bien presente, cuando menos, para adoptar las precauciones precisas. A nosotros nos han venido clientes muy determinados a irse al arbitraje, y lo primero que les hemos aclarado es que, cuando uno se mete en ese procedimiento, luego ya no hay vuelta atrás y no se estará en condiciones de acudir al juez después.

Lo segundo que les decimos es que se fijen bien, ya que en la propia documentación de solicitud de arbitraje, Bankia se reserva la capacidad de determinar a priori la cantidad máxima que está dispuesta a devolver, una vez que KPMG (la firma supuestamente independiente) la concreta. En justa reciprocidad, nosotros les decimos a quienes se aferran al arbitraje que, por lo menos y como mínimo, establezcan ellos las siguientes condiciones en caso de que el arbitraje les sea favorable: 1) que se les devuelva el  100% de su dinero, sin minoración de ningún tipo; 2) que esa devolución se realice de forma inmediata; 3) que el dinero así recuperado no sea metido en ningún corralito, en otros términos, que no se les imponga ningún plazo fijo o cosa similar; 4) que se les garantice una solución rápida, es decir, en un tiempo no superior a tres meses; 5) y, finalmente, que hagan constar que acudirán al arbitraje asistidos de un asesor propio.

Nuestra experiencia es que, cuando se ha intentado consignar estas condiciones en la documentación de solicitud del arbitraje, dicha solicitud ha sido rechazada. ¿Por qué será? Los lectores son suficientemente inteligentes para entender ese porqué; pero, en todo caso, si no hubiera trampa ni cartón, no tendría que haber ningún problema para aceptar tales condiciones (no se olvide de que Bankia pone las suyas).

Lo dicho hasta ahora vale para el resto de la banca española intervenida o nacionalizada, de manera que mi recomendación es muy clara: “Acuda al arbitraje si ese es su gusto”, pero recuerde -porque ya tiene suficientes malas experiencias- que, “cuando practique sexo con la banca, debe ser sexo seguro”. En caso contrario, pueden volver a inocularle el sida financiero, pero con la diferencia de que, en esta ocasión, ya será más difícil convencer a un juez de que usted no sabía nada.

 

 

Ayer fue el día D, la consumación del dichoso canje “obligatorio”. Ni el Gobierno, ni el Banco de España, ni la CNMV ni, por supuesto, la Dirección de los bancos intervenidos tienen la más mínima sensibilidad hacia los damnificados. Afirmo rotundamente esto porque tengo pruebas; esas pruebas son la enorme angustia, la terrible zozobra que les están causando a los pobres perjudicados al mandarles a sus casas las dichosas cartitas en las que les indican el valor en acciones del ilegítimo canje obligatorio.

Estas comunicaciones están hechas de tal forma que inducen a la gente a creer que nada pueden hacer contra eso. Es un mecanismo infame, tendente a convencerles de que no hay nada más que hacer; pero es que, además, esto es luego apoyado desde las sucursales bancarias, en comunicación directa con los clientes por no pocos empleados desinformados -o quizás cómplices- que convencen de viva voz a la gente de que acepten. Además, se está haciendo circular por internet y en algún medio de comunicación que se pueden vender las nuevas acciones, haciendo un poquito de caja, y que eso es compatible con hacer luego la demanda. Esta es una trampa terrible, porque quien haga eso, quien venda y luego quiera demandar, se puede encontrar con serias dificultades porque el abogado del banco usará el argumento de que la orden de venta es en sí misma una convalidación del canje. Ante toda esta avalancha de indecencias y de trampas sólo me queda repetir que los perjudicados deben albergar la absoluta tranquilidad de que el canje es sólo canje, no es obligatorio en el sentido de que quien acuda al juez verá que el juez no tiene para nada en cuenta el susodicho canje, y condenará en la inmensa mayoría de los casos a que el banco infractor devuelva lo que “cazó” ilegalmente. Frente a las mentiras, sólo cabe acudir a buenos profesionales, que los hay, y no firmar nunca cualquier documento sin asesoramiento previo.

Si es Ud. uno de los afectados por las participaciones preferntes, le invito a que pueda ver este video explicativo.

Una vez haya visto Ud. el video, puede ponerse en contacto con nuestro Gabinete Jurídico.

Los contactos están a continuación:

 

silviapoblador@miguelduran.com

91 431 25 91

 

El arbitraje propuesto por Bankia es un calvario que no pueden ni deben pasar.

La Plataforma de damnificados por las preferentes que Intereconomía ha puesto en marcha está dando frutos increíblemente positivos. Todos los engañados se están dando cuenta de que el arbitraje propuesto por Bankia, tal como se ha planteado, puede ser una reedición del timo pero corregida y aumentada. Que a la gente se le haga entrar por una puerta falsa de una quita del 39%, que después se les obligue a pasar por la criba de una consultora de la propia Bankia para, finalmente, ir a un arbitraje supuestamente definitivo del organismo competente de protección al consumidor de la Comunidad de Madrid es un calvario por el que todas estas humildes criaturas de buena fe no pueden ni deben pasar.

Llevo ya muchos casos vistos de personas que vienen a mí en demanda de su última esperanza, y por eso estoy seguro de que el Grupo Intereconomía, yo mismo y toda la gente de buena fe tenemos plena legitimidad moral para exigirle al Gobierno del PP que establezca una solución definitiva que nos ahorre tener que ir con cada uno de estos pequeños ahorradores engañados ante la Justicia ordinaria.

Estoy seguro de que los jueces españoles, que son árbitros de buena ley y que aplican el Derecho, no permitirán que un engaño tan colosal como el perpetrado por las entidades financieras sobre centenares de miles de familias quede impune. Pero este Gobierno, que prometió sensibilidad y protección para los débiles, está siendo enormemente concesivo con los poderosos, inyectando miles y miles de millones en el sistema financiero, circunstancia que no sería reprobable si, al mismo tiempo, parte –y no es mucha– de esos más de 60.000 millones de euros se destinaran a corregir este tremendo desaguisado que son los productos tóxicos que, en forma de sida financiero, han inoculado todas las entidades bancarias españolas en un sinnúmero de afectados. Señor Rajoy, le esperamos

La única diferencia entre la colocación de participaciones preferentes hecha por la práctica totalidad de las entidades financieras entre centenares de miles de pequeños ahorradores y los pagarés de la Nueva Rumasa del ínclito Ruiz Mateos, o la colocación de sellos de Fórum Filatélico, o las otras múltiples estafas piramidales radica en que los autores de la estafa de las preferentes son grandes bancos y cajas de ahorros (que componen el cien por cien del sector financiero), en tanto que los otros son, al fin y al cabo, unos “pringaos” a los que “se les ha pillao con el carrito del helao”. La respuesta que está dando el poder político a estos centenares de miles de perjudicados es penosa, porque, una vez más, van a rastras de los acontecimientos, muy por detrás de las verdaderas razones del latrocinio. Aquí, una vez más, de lo que se trata es de proteger a los autores del delito y de no dar una solución real a los damnificados.

Acaban de crear en el Congreso de los Diputados una Comisión Especial, consensuada entre PP y PSOE, de la que la única garantía de fiabilidad es que la preside Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV. Pero, a pesar de todo, siguen sin afrontar el problema en su raíz.

Por eso, el presidente del Grupo Intereconomía, Julio Ariza, demostrando una vez más que este Grupo de comunicación está al lado de los más débiles, ha creado una plataforma de damnificados de preferentes, subordinadas, hipotecas multidivisas y demás productos bancarios lesivos para los consumidores. Es un honor que me haya confiado a mí y a mi bufete la responsabilidad de dirigir la defensa de estos damnificados. No vamos a ser una plataforma de tantas, porque lo que ahora interesa es forzar la máquina para que el poder político no tenga más remedio que articular un procedimiento claro, sencillo, transparente y eficaz que le devuelva a la gente su dinero contante y sonante con carácter inmediato. Cuantos más seamos, más capacidad reivindicativa tendremos.

Si nos dan la solución que pretendemos, rápida, eficaz y sencilla, acabaremos aplaudiéndoles; pero eso tampoco querrá decir que olvidemos la actuación delictiva de los que han metido a tanta gente en este berenjenal. Eso lo discutiremos ante los jueces competentes porque ¡ya está bien de tanta impunidad de los poderosos de siempre! ¡Únete a la Plataforma de Damnificados!

Hace una semana escasa, la Comisión creada por el Gobierno para fijar los criterios del arbitraje en el caso de las preferentes y de las subordinadas, ha dado su doctrina en forma de siete criterios. Resumidamente, tendrán una preferencia en la tramitación, por este orden, las personas que tengan preferentes por menos de diez mil euros; además, esos diez mil euros deben ser la práctica totalidad de su patrimonio; el dinero empleado en este producto tóxico debe venir de depósitos en el mismo banco que les endilgó las preferentes o las subordinadas; y, para rizar el rizo, se empezará por los de mayor edad  que tengan mayores cargas familiares y menos ingresos.

Como se ve, es éste un puzle o un sudoku bastante complicado de aliñar. A falta de la aplicación material de estos criterios, los que se aventuren en el arbitraje lo tienen muy complicado si tienen más de diez mil euros, si tienen otros ahorros que se presuma les permitan vivir, si no son muy ancianos o si tienen ingresos razonables y no muchas cargas familiares. Toda esta sarta de señuelos nos hacen desconfiar cada día más a los profesionales de las buenas intenciones tanto de la banca como del FROB y de las autoridades políticas que ponen en marcha este mecanismo. La vía segura sigue siendo la demanda civil, porque,  además, el Ministro De Guindos se ha descolgado con declaraciones en las que viene a decir que no hará falta tener en cuenta en el arbitraje la declaración del perjudicado. Es ésta una afirmación que no se entiende, salvo que los arbitrajes sean un puro paripé para presentar formalmente una excusa ante Bruselas. En todo caso, como decía, la vía segura y absolutamente independiente es la vía judicial: ahí no hay sorpresas, ahí no mandan los gobiernos, ahí está la independencia de los jueces y la verdadera Justicia. Por tanto, quien vaya al arbitraje -y además sin defensa- puede llegar a lamentarlo mucho.